sábado, 27 de septiembre de 2008

SURFING CON CABALLITOS DE TOTORA, PERÚ

Fué en las Islas Hawaii donde se asentaron los únicos registros fidedignos con los que contamos hoy día, pero no se sabe a ciencia cierta quiénes fueros los primeros surfistas. Es imposible fijar con certeza cronológica, el momento en que un hombre por primera vez en el tiempo, haya intentado deslizar una ola con su cuerpo o con cualquier otro elemento.
¿Habrán sido los primeros habitantes polinesios que al volver de una jornada pesquera el alta mar aprovechaban sus canoas con balancín para acompañar la ola que los llevaría rápidamente a la costa y con menos esfuerzo?
¿O habrían sido los indios sudamericanos?
En el norte de Perú, actualmente encontramos a los descendientes de aquella raza correteando en las rompientes con sus "caballitos", especie de canoa maciza de totora.
Un caballito de totora es un tipo de embarcación construida con tallos y hojas de totora (Scirpus californicus), de 4.5 a 5 metros de largo. Está diseñada para transportar, durante las faenas de pesca, a un navegante con sus aparejos; el extremo anterior (proa) es aguzado y curvado hacia arriba, siendo el posterior más ancho.
Esta balsa de totora según las evidencias arqueológicas actuales se remonta aproximadamente entre 3 a 5 mil años.
La técnica de elaboración se ha transmitido de generación en generación. Consiste en cortar los tallos de totora y remojarlos en agua para evitar que se quiebren, luego se dejan secar al sol para proceder a juntarlos en dos cuerpos curvados que se atan con sogas del mismo junco o modernamente con cordeles sintéticos "piola".

Finalmente, se le da la forma adecuada mediante el recortado. La zona más ancha es la popa que presenta una cavidad destinada a depositar la pesca o los alimentos y los aparejos del pescador, mientras que la proa es estrecha y curva.
El caballito mide entre 3 a 4 metros y pesa estando seca aproximadamente 40 kilos.
Complementa a la balsa un remo hecho por lo general de caña de Guayaquil partida a lo largo.
Los caballitos de totora no suelen durar más de un mes por el tipo de material y el desgaste en el uso, motivo por el cual se renuevan cada cierto tiempo.
Los encargados de esa labor son dos hombres expertos quienes se demoran 30 minutos en armar un caballito.

4 comentarios:

Ivàn Osìo M. dijo...

perfecto reporte mandi me lo quitaste de la cabeza!!!!!!!!!!!
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhh me ladebes le tenia el ojo puesto y no recordaba el nombre, jajajajajaja

saludos.

Mandi dijo...

Gracias!!!... Lo sientooooo!!
Hasta luego!!!

Elias Rodrich Calderon dijo...

Excelente articulo, calro, sencillo y directo!!!

Elias Rodrich Calderon
Secreatario
LIGA DE TABLA HAWAIANA DE TRUJILLO
erodrich@gmail.com

Mandi dijo...

PARA ELÍAS:
Muchas gracias!!
La verdad, me anima a seguir...
Un abrazo para ti!
Mandi.